Nos encontramos en el mundo de la impresión 3D marcas que han apostado por materiales reciclados y sostenibles, hoy dedicamos esta entrada a la revolución del cartón y papel en impresión 3D, con este modelo de impresora Arke lanzado por MCOR Technologies en 2016.

cardboard-blog-impresion3d- mcor-arke2-ok

Impresora 3D ARKe, Mcor Technologies

Sin duda alguna, hablar de la impresión 3D es tratar sobre una de las tecnologías más prometedoras del mercado debido a la gran cantidad de oportunidades que presenta en diversos campos. Desde que se iniciaran las primeras técnicas en 1976, la impresión 3D ha avanzado y crecido de manera exponencial hasta nuestros días, permitiendo el desarrollo de aplicaciones en ámbitos como la arquitectura, la biotecnología o el diseño y desarrollo de productos. Hoy tenemos que destacar la revolución del cartón y papel en impresión 3D como material prima que apuesta por la sostenibilidad.

Pieza Impresión 3D para biotecnología y medicina . Procedente de www.3dnatives.com

Pieza Impresión 3D para biotecnología y medicina . Procedente de www.3dnatives.com

Además del material utilizado, otra de las múltiples ventajas que encontramos en esta tecnología frente a otros métodos de fabricación, podemos destacar dos: La primera hace referencia a la capacidad de desarrollar formas complejas en menos tiempo y con menor material. La segunda tiene que ver con la posibilidad de combinar esta tecnología con una gran variedad de materiales, aumentando así el abanico de aplicaciones en diferentes sectores.

Diversos materiales han sido utilizados para los diferentes tipos de sistemas de impresión 3D, evolucionando ahora hacia materiales reciclados procedentes de residuos como el plásticos y dando un salto más con el cartón y papel en impresión 3D.

Impresión 3D en arquitectura. Imagen de www.plottealo.com

Impresión 3D en arquitectura. Imagen de www.plottealo.com

Como hemos comentado ya, son muchos los componentes que se han estudiado para su aplicación en el desarrollo de diferentes soluciones. Hoy en día materiales como el cemento, el metal, la madera o los residuos plásticos procedentes del océano sirven como materia prima para la impresión 3D.

Mobiliario urbano de The New Raw, proyecto Print your city. Imagen de www.archdaily.pe

Mobiliario urbano de The New Raw, proyecto Print your city. Imagen de www.archdaily.pe

Es el caso de este mobiliario urbano desarrollado por el estudio The New Raw  quien presentó Zero Waste Lab, una iniciativa de investigación en la que los ciudadanos griegos pueden transformar basura plástica en mobiliario urbano para la ciudad de Tesalónica , formando parte del proyecto Print Your City, que busca acercar el diseño del entorno urbano a las personas y que sean los propios ciudadanos los que aporten ideas para el diseño del espacio público de su ciudad. Todo el mobiliario está realizado con residuos de plástico.

Zero Waste Lab del estudio holandés The New Raw. Imagen de www.archdaily.pe

Zero Waste Lab del estudio holandés The New Raw. Imagen de www.archdaily.pe

A este gran abanico de materiales aptos para la impresión 3D se han incorporado, aunque más recientemente concartón y papel en impresión 3D, con la impresora ARKe.

Impresión con ARKe de Mcor Technologies. Imagen de www.tested.com

Impresión con ARKe de Mcor Technologies. Imagen de www.tested.com

La primera empresa en desarrollar modelos 3D mediante papel fue MCOR Technologies, empresa pionera en el diseño, desarrollo y fabricación de sistemas de impresión 3D basados en papel. En 2016 lanzaba al mercado ARKe, una impresora 3D en base a papel a todo color, con el objetivo claro de que la impresión 3D este presente en un futuro en cada casa y en cada oficina.

Impresión 3D con ARKe, Mcor Technologies. Imagen de www.3dprint.com

Impresión 3D con ARKe, Mcor Technologies. Imagen de www.3dprint.com

El funcionamiento de ARKe, cartón y papel en impresión 3D se basa en la técnica de laminación por deposición selectiva (DPL). Se trata de un método híbrido que combina la fabricación aditiva y sustractiva dentro de la misma máquina. Dicho método consta de los siguientes pasos pasos:

  1. Se introduce una hoja de papel en la impresora 3D.
  2. Una cuchilla con punta de tungsteno corta la geometría deseada en el papel, y también realiza una serie de cortes en cruz en el área que rodea la parte para facilitar la extracción del soporte al final del proceso.
  3. Se colocan gotas de adhesivo en el papel (mayores cantidades dentro de los límites de la forma y menores cantidades en el área que se convertirá en el material de soporte desechable).
  4. Una nueva hoja de papel se introduce en la impresora.
  5. La plataforma dentro de la impresora sube a la parte superior de la impresora, aplicando presión sobre la nueva hoja de papel y la hoja anterior, fusionándolas.
  6. La plataforma baja y la cuchilla corta la forma en la segunda hoja de papel, repitiendo este proceso hasta que la forma esté completa.
  7. La forma o parte solidificada se separa manualmente del papel circundante

Mediante este proceso se consiguen objetos 3D, funcionales en algunos casos, con un acabado fotorrealista como la figura humana mostrada más arriba , y un color consistente compuesto por millones de colores debido al uso de tinta clásica para imprimir en papel.

Impresión 3D con ARKe, Mcor Technologies. Imagen de www.tested.com

Impresión 3D con ARKe, Mcor Technologies. Imagen de www.tested.com

Una de las principales ventajas que aporta el papel al mundo de la impresión 3D frente a otras opciones es su carácter sostenible y ecológico. Frente a otros materiales que tienen un mayor impacto ambiental, el papel es un material biodegradable que puede llegar a componerse al 100% de fibras recicladas. Las impresoras 3D también pueden utilizar este papel reciclado para el desarrollo de modelos 3D, por lo que se convierte en una alternativa con mucho menos impacto para la naturaleza.

Otra de las ventajas a destacar es el coste económico. Esta modalidad de impresión 3D supone un 10-20% de lo que costaría imprimir con una impresora 3D convencional. Se estima que un objeto básico pueda costar unos 9 euros de media y no tener mucho que envidiar a uno similar, impreso en plástico, en cuanto a nivel de detalle y resistencia. 

Una vez más vemos cartón y papel en impresión 3D se convierten en protagonistas de cantidad de sistemas de producción de producto y otros elementos, dando un paso más en la lucha por el cuidado del medio ambiente demostrando que otras formas de consumo son posibles, se trata de conseguir  dejar a un lado el avaricioso mundo del plástico aún dominante en este sistema.