Conseguir tener un escaparate llamativo, con un diseño original, es imprescindible para conseguir diferenciarse de su competencia y lograr que los clientes potenciales se fijen en sus productos y, sobre todo, traspasen las puertas del establecimiento.

En esa búsqueda por llamar la atención de los consumidores muchos establecimientos han roto con el concepto clásico de escaparate estático, convirtiendo ese espacio en un lugar vivo y en continuo cambio.

Roca da vida a sus baños

Roca Madrid Gallery es uno de esos lugares en los que han logrado convertir su escaparate en toda una obra de arte. Situado en la calle José Abascal, este espacio nació con el objetivo de convertirse en uno de los referentes del diseño en la capital. En su escaparate actualmente puede verse una proyección que ocupa toda la fachada principal. Los transeúntes se convierten así en los espectadores del quehacer diario de una familia y, además, pueden ver algunos de los productos de la firma, que ha destacado siempre por sus innovadores diseños.

El anterior no es el único ejemplo de la firma en cuanto a escaparates llamativos. Hace unos meses el escaparate de la galería fue ocupado por el arca de Noé aunque, en ese caso, no eran parejas de animales lo que la ocupaba sino parejas de grifos, bidés o sanitarios. Esta creación, diseñada por Dear Design, quería conmemorar así los 100 años de la marca subiendo a su particular arca de Noé los objetos que han hecho popular a la firma.

Escaparate de Roca Design Gallery (Dear Design).

Escaparate de Roca Design Gallery (Dear Design).

United Arrows te convierte en marioneta

La firma japonesa United Arrows consiguió ir un poco más allá haciendo que los transeúntes fueran los que dieran vida a su escaparate. En su interior se podían ver dos marionetas robótica que se activaban gracias a la tecnología Kinect.

Tan solo era necesario pararse frente al escaparate y empezar a moverse para que, casi de manera simultánea, la marioneta imitara los movimientos, consiguiendo así llamar la atención de todos aquellos que paseaban frente a su escaparate.

Performances en Barneys

La cadena de tiendas estadounidense Barneys es otro de los grandes ejemplo de innovación en cuanto a escaparatismo. Cada cambio de escaparate sorprende, especialmente aquellos que se diseñan para épocas en las que aumenta el consumo, como por ejemplo navidad. ‘Baz Dazzled’ fue el nombre elegido para el escaparate que se diseñó para la campaña navideña del año 2014.

Escaparate de Barneys, en Nueva York (The bwd)

Escaparate de Barneys, en Nueva York (The bwd)

Cada uno de sus escaparates representaba una escena diferente y tenía impresa una palabra clave relacionada con su contenido. Así era posible encontrar un jardín dominado por colores metálicos y setas gigantes, un nido gigante con un búho de metal en su interior o una cueva de hielo en el que una patinadora bailaba frente a los viandantes.

Experiencia interactiva con Sony

La firma tecnológica Sony recurrió también al uso de un escaparate interactivo para mostrar su nueva gama de cámaras de fotos. De esta manera instaló una pantalla táctil en el escaparate de su tienda de Londres que permitía a los transeúntes interactuar con ella y ver su nueva gama de cámaras digitales y descubrir todas sus particularidades. Una manera muy llamativa y creativa de mostrar sus nuevos productos recurriendo de manera directa a sus clientes convirtiéndolos en protagonistas.

Estos ejemplos son solo una pequeña muestra de la importancia que tiene tener un escaparate con un diseño original y llamativo en la que, además del uso de materiales plásticos, es posible introducir otros nuevos materiales mucho más sostenibles y ecológicos que pueden dar lugar a diseños interesantes.